Publicado el

Video: La tremenda pela de Cleveland a Golden State

CLEVELAND – El Juego 3 de las Finales de la NBA entre Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors se antojaba primordial. Una derrota de los Cavs les dejaba casi desahuciados del título por segundo año al hilo, mientras que un triunfo le mantenía con vida, con oxígeno y con una moral dañada hasta el momento.

Se cumplió la segunda premisa y los locales no tuvieron piedad de unos Warriors irreconocibles para dejar la serie 1-2. Los californianos estuvieron a años luz del plantel que había ganado los siete últimos encuentros ante LeBron James y compañía (tres de ellos como visitantes) desde las Finales de 2015 hasta este momento, la distancia fue máxima con respecto a ese grupo que había limitado a los Cavs a menos de 100 puntos en todos y cada uno de esos partidos. Todo eso se perdió en una batalla en la que el ‘Rey’ lo fue más que nunca en esta serie (32 puntos, 11 rebotes y seis asistencias) y donde Kyrie Irving (30 puntos, ocho asistencias y cuatro rebotes) despertó de un letargo de dos partidos.

La ausencia de Kevin Love pareció dar un extra de motivación –si cabe- para que solventaran una empresa en la que Stephen Curry (19 puntos con 6-de-13 en tiros de campo, 3-de-9 en triples y cuatro faltas personales) y Klay Thompson (10 puntos con 3-de-13 en tiros de campo y 1-de-7 en triples) volvieron a estar fuera de juego. Las pérdidas de balón de los Warriors (17 en las que cedieron 32 puntos), sucumbir a la intensidad defensiva de los Cavaliers, la incapacidad para aprovechar las segundas oportunidades (21-3 en contra), su blandura en la pintura (48-32), su inaudita falta de efectividad más allá del arco y su falta de coraje desmejoró la imagen que habían logrado durante los dos primeros encuentros de la serie. El primer periodo de los Cavs fue inmenso y colocó la primera piedra para construir el triunfo. La intensidad fue la apropiada y defensivamente eclipsaron de manera absoluta a unos Warriors aturdidos. Menos de 12 minutos le valieron a los locales para alcanzar una ventaja de 20 puntos. Defensivamente fueron impenetrables. El perímetro quedó sellado a cal y canto (1-de-10) con ayudas exteriores y dobles marcas sobre un Curry indispuesto. El armador acumuló dos faltas personales y su homólogo, Irving abrió los ojos para anotar más puntos que en el Juego 2 (10). Solo en el primer cuarto llegó a las 16 unidades, las mismas que lograron los Warriors. 12 de esos puntos llegaron tras lanzamientos después de driblar a sus rivales. Los californianos, por su parte alcanzaron el peor primer cuarto de la postemporada.

Tras un primer periodo en que Irving y James combinaron 24 puntos con un balance de 11-de-13 en efectividad, antes del descanso no pudieron superar las seis unidades (2-de-17). Con Curry sentado durante la mayor parte del segundo periodo, fue la segunda unidad la que tuvo que sacar petróleo para reducir la ventaja de manera temporal. Tristan Thompson (14 puntos y 13 rebotes) se mostró imponente en la pintura gracias a sus siete rebotes ofensivos. Harrison Barnes y Thompson trataron de mantener la nave a flote, pero el dominio de unos locales ansiosos por reducir distancias en la serie con Irving y LeBron como los directores de orquesta fue demasiado para unos Warriors contra las cuerdas. Curry anotó sus primeras dos unidades a falta de cuatro minutos para el intermedio. En los dos primeros periodos, los Cavs alcanzaron 21 puntos tras 10 pérdidas de balón de los visitantes.

El tercer cuarto comenzó después de que los californianos redujeran la ventaja a ocho puntos, sin embargo, los Cavaliers salieron de lo más conectados otra vez. Curry jugó todo el cuarto y trató de minimizar su falta de acierto de la primera mitad con 13 puntos. Los Warriors seguían dependiendo en demasía de la banca, cuya labor tuvo un impacto más que positivo, aunque el quinteto titular de los Cavaliers no dieron opción alguna a sus rivales después de cerrar los terceros 12 minutos con un 75.0 por ciento de efectividad (15-de-20), cifra con la que empataron su mejor balance en un cuarto esta temporada. LeBron puso varias guindas al pastel, mención especial al ‘alley oop’ a pase de Irving tras perder el equilibrio, recuperarlo y machacar el aro en suspensión.

Con una diferencia de 20 puntos a favor de Cleveland inició el periodo final. Los Cavs ya tenían todo a favor para acabar de rematar a unos Warriors incrédulos con la imagen que mostraron. El partido mostró la fragilidad de un plantel que había sido infinitamente superior no solo durante esta serie, sino en la temporada regular y los tres últimos juegos de las Finales de 2015. Los Cavs salvaron los muebles a lo grande y fuerzan trasladar la eliminatoria a Oakland de cara al Juego 5. Aún deberían lograr un mínimo de tres victorias más para que este triunfo se convierta en el giro de tuerca que necesitaban.

Fuente ESPN Deportes

Publicado el Deja un comentario

Muhammad Ali: Su Historia.

Muhammad Ali fue un boxeador estadounidense, tres veces campeón del mundo de los pesos pesados, categoría en la que está considerado como una de las grandes figuras de la historia del boxeo. Nació en Louisville, el 17 de enero de 1942. Fue el mayor de dos hermanos, recibió el mismo nombre que su padre, Cassius Marcellus Clay, Sr.Jr, que, a su vez, había sido llamado así por el abolicionista y político del siglo XIX Cassius Marcellus Clay (1810–1903).

En su etapa amateur logró la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma 1960, y como profesional ganó el título de campeón indiscutido de la categoría de los pesos pesados en 1964 a la edad veintidós años, el cual recobraría diez años después. En 1978 consiguió otro cetro de campeón, lo que lo convirtió en el primer boxeador en ostentar en tres ocasiones un título mundial en dicha categoría.

Se caracterizó por su estilo de boxeo alejado de la técnica tradicional, aunque era un conocedor del deporte y de sus contrincantes. Fue dirigido la mayor parte de su carrera por el entrenador Angelo Dundee, y sostuvo memorables combates contra los más renombrados pugilistas de su tiempo, como Sonny Liston, Joe Frazier, George Foreman y Ken Norton. Seis de sus peleas han sido consideradas como las mejores del año por la revista The Ring. Vertía notorias opiniones irreverentes sobre sus oponentes, como acertados pronósticos de sus contiendas.

Fuera del cuadrilátero, Muhammad Ali se erigió como una figura con influencia social desde los años 1960 cuando se opuso a su reclutamiento por parte de las fuerzas armadas de su país durante la Guerra de Vietnam. Se declaró objetor de conciencia, pese al rechazo de los defensores del nacionalismo estadounidense. Formó parte de la organización religiosa de la Nación del Islam y, aunque se ganó detractores por su conducta independiente de los estereotipos sobre los afroamericanos, a partir de los años 1970 consiguió el respeto como figura deportiva de renombre mundial, en especial tras su pelea contra George Foreman. En el ocaso de su carrera, empezó a dar muestras de desgaste físico; después de su retiro padeció la enfermedad de Parkinson.

Entre numerosos reconocimientos recibió la Medalla Presidencial de la Libertad; el ingreso al Salón Internacional de la Fama del Boxeo; el título de «Rey del Boxeo» por parte del Consejo Mundial de Boxeo; y «Deportista del Siglo XX» por Sports Illustrated y la BBC, entre otros.

Tras retirarse en 1981 empezó poco a poco a desarrollársele la enfermedad de Parkinson, que iría deteriorando su salud. Es en esta fragilidad cada vez mayor, demostró siempre ser más fuerte, no dejando que la enfermedad dominara su ánimo, luchando contra ella.

Ali ingresó al hospital con un delicado cuadro respiratorio donde falleció a sus 74 años el 3 de junio de 2016.

En sus últimas apariciones públicas lució cada vez más frágil. El 9 de abril, usó gafas oscuras y se sentó encorvado durante una cena anual en Phoenix, en la que se recaudan fondos para la lucha contra el Parkinson. Su última aparición pública formal antes de aquel acto data de octubre, cuando estuvo en un homenaje que le rindió la revista Sports Illustrated en Louisville, Kentucky, su ciudad natal. En el acto participaron sus ex contrincantes George Foreman y Larry Holmes.

Muhammad Ali fue un ejemplo para muchas personas víctimas de enfermedades degenerativas.

Algunas de las mejores frases de Muhammad Ali

«Ni una inteligencia sublime, ni una gran imaginación, ni las dos cosas juntas forman el genio; amor, eso es el alma del genio»

«Servir a otros es el costo que pagas por tu estancia aquí en la tierra»

«No cuentes los días, haz que los días cuenten»

«Un hombre que ve el mundo a los 50 igual que a los 20, ha perdido 30 años de su vida»

«Vuelo como una mariposa, pico como una abeja»

«Para ser un gran campeón, tienes que creer que eres el mejor, si no lo eres, haz como si lo fueras»

«Si usted no ha aprendido el significado de amistad, usted realmente no ha aprendido nada»

«El hombre que no tiene imaginación, no tiene alas»

«La sabiduría es saber cuándo no se puede ser sabio»

Fuente: @Culturianzado

Publicado el Deja un comentario

ESPN: Consuman remontada al más puro estilo de los Warriors

La detonación de júbilo comenzó en el Oracle Arena, cuando Stephen Curry se apoderó del esférico en los segundos finales del partido. Ya todo estaba visto para sentencia (96-88), los californianos se habían clasificado para disputar las Finales de la NBA ante Cleveland Cavaliers por segundo año al hilo.

El dos veces Jugador Más Valioso fue el encargado de encender una llama de alegría que se extendió a lo largo y ancho de la ciudad de Oakland, de la bahía de San Francisco, superó el valle de Napa y cruzó mares y océanos para impresionar al mundo entero. Curry se apretó las vestiduras y desplegó una exhibición que valió la clasificación: había anotado 36 puntos para culminar una remontada histórica después de que los Warriors se convirtieran en el tercer equipo que defiende campeonato y es capaz de remontar un 1-3 en contra.

“No sólo estuvimos 3-1 abajo, sino que nos vencieron claramente en dos partidos consecutivos. Obviamente todo comenzó con el Juego 5, cuando nos redescubrimos a nosotros mismos y nuestro estilo. El Juego 6 fue mágico. Lo que Klay (Thompson) hizo fue impresionante, gracias a él tuvimos la oportunidad esta noche”, afirmó Steve Kerr.

Oklahoma City luchó como el equipo que lleva persiguiendo el campeonato durante un lustro de subidas y bajadas, de lesiones e ilusiones. Tuvieron la clasificación a las que hubieran sido sus segundas Finales en cuatro años, pero cayeron en encuentro final de la serie simple y llanamente porque los Warriors pusieron en liza todo su potencial desde el perímetro. Los culpables de formalizar los lanzamientos exteriores fueron el propio Curry (7-de-12) y Klay Thompson (21 puntos y 6-de-11 desde el perímetro).

“En el primer periodo ambos equipos tuvimos buenas oportunidades pero ellos fueron capaces de anotar más canastas y hay que darles crédito por ello”, señaló Billy Donovan sobre el dúo de los Warriors.

Los ‘Hermanos Splash’ se aprovecharon de los cambios defensivos de sus rivales. Entre los dos combinaron 15 intentos ante el trío defensor formado por Serge Ibaka, Steve Adams y Enes Kanter. De esos intentos, nueve fueron certeros. Steve Adams no pudo mantener la solidez defensiva de los seis primeros encuentros y con él como defensa, Curry y Thompson lograron 23 puntos en el séptimo partido, el mismo número que habían alcanzado en los seis anteriores.

La primera mitad de Oklahoma City fue destacable en el apartado defensivo. Encerraron a los Warriors y les incapacitaron para que llevaran a cabo sus virtudes. Con 42 puntos, los defensores del título registraron su peor resultado en casa antes del intermedio de toda la temporada. Sin embargo, en el tercer periodo todo cambió de manera abrumadora. Golden State comenzó el periodo con tres triples consecutivos (Curry, Thompson e Iguodala) y acabaron venciendo el asalto 29-12 con un parcial de 12-0 en los momentos finales del tercer cuarto. Con ese balance dijeron adiós a los seis puntos de desventaja al descanso y lo transformaron en 11 puntos a favor al comenzar el cuarto periodo.

El vestuario del Thunder quedó desolado. Fueron conscientes de que se les había escapado una oportunidad de oro para lograr su objetivo en el Juego 5 y sobre todo el sexto. Incluso en los últimos suspiros del Juego 7 supieron mantenerse pegados al marcador. Kevin Durant (27 puntos, cuatro asistencias y siete rebotes) apenas pudo anotar en el primer tiempo debido al impacto de un Andre Iguodala que fue titular por primera vez esta temporada, que vio de cerca cómo contra él, el alero anotó 7-de-11 en tiros de campo, sin embargo limitó mucho sus opciones considerando que le marcó durante 69 posesiones.