Publicado el

¿Es correcta la prohibición de celulares en conciertos?

Hace algunas noches se presentó la banda de rock King Crimson en Chile, dejando atónitos a algunos asistentes al concierto cuando se dieron cuenta que era un evento “libre de celulares”. Un cartel mostraba que durante las próximas horas, no podías grabar ni sacar fotos, por muy espectacular que sea lo que estabas viendo. La banda llamaba a vivir el momento.

Dado esto, varios se volcaron en redes sociales a opinar sobre la medida, que incluso en algunos casos puede ser mucho más estricta; con el uso de bolsas especiales que solo se abren cuando dejas el recinto. Artistas como Jack White lo aplican en sus presentaciones y prontamente la banda The Raconteurs lo aplicará en Chile. El sitio de la venta de entradas reza lo siguiente:

El show será 100% libre de teléfonos celulares. No se permitirán fotos, videos o dispositivos de grabación de audio. Al llegar al teatro, todos los dispositivos móviles y otros instrumentos de captura de fotos o videos se guardarán en una bolsa especialmente diseñada para este tipo de requerimientos, las cuales se abrirán al final del espectáculo. Si es necesario, podrás ocupar tu teléfono, pero solo en la zona especificada por la producción. La idea es que disfruten de la experiencia musical sin tener que estar pendiente de una pantalla.

La editora del sitio especializado de música POTQ, Bárbara Carvacho, nos da su impresión respecto a este tipo de medidas:

No creo que sea válido, hay gente que literalmente va a un concierto para evitar el fomo (fear of missing out o miedo a perderse de algo) y que les prohiban usar sus teléfonos lo encuentro medio fascista. Estoy de acuerdo con que los artistas moldeen sus experiencias en vivo como consideren pertinente, y si eso incluye total concentración en lo que se va a mostrar, claro que los celulares no son un gran aporte ¿pero qué pasaría si Daddy Yankee prohibe el uso de celulares en sus conciertos en vez de King Crimson? la conversación sería otra. Creo que igual es gente amarga no más. al final te estás enojando porque la gente quiere grabar 10 segundos de un momento que lo hizo feliz, que quiere atesorar en sus redes o su nube ¡Cómo te puede molestar eso! he ido a conciertos donde pude ver algo sólo porque la persona de adelante estaba grabando. Creo que cosas que molestan en serio son los palos selfies o las GoPro en “palos de escoba”, pero enojarse por un tipo levantando un teléfono por tres minutos me parece arruinar tu propia experiencia y la del resto, no hace falta exagerar tanto.

Desde la radio FM Tiempo, su Editor y Conductor, Ignacio Lira, comparte que la medida le parece interesante, aunque poco viable por las fiscalizaciones que deberían aplicarse:

Tu puedes pedirle a la gente “que disfrute el momento” y que no grabe o saque fotos y me ha tocado verlo varias veces. No pasa solo por el rock o artistas clásicos. Para poner un solo ejemplo: artistas muy en boga, muy de ahora, como Childish Gambimo en el cierre del show que hizo en Lollapalooza Chicago también le pidió a la gente no graben, no saquen tantas fotos y “estemos acá”, consejo al que no hicieron caso, porque todo el mundo grabó y quiso registrar la experiencia con el smarthpone. Sobre esa lógica, me parece que un artista está en pleno derecho de pedir, o yendo más lejos, de exigir que los asistentes no ocupen su teléfono porque es quien brinda el espectáculo el que pone las condiciones del show, no los asistentes. Uno tiende creer, con una lógica media voluntarista que es al revés: “yo pago mi entrada y esto me da derecha a hacer lo que quiera”, no, tu entrada te da derecho a asistir al espectáculo en las condiciones puestas por quien lo brinda. Ahí la manera en que la gente tiene o no la facultad de apañarlo es yendo o no yendo, pero no pretendiendo que son ellos quienes pueden cambiar esas condiciones o definirlas.

Sobre ese último punto, el “techie”, es donde Camila Díaz, Periodista de Ciencia y Tecnología de EMOL, nos cuenta que hasta le cayó un celular en la cabeza:

Durante mucho tiempo se ha hablado de si debiesen regular el uso de teléfonos en los conciertos, se habló incluso de estas antenas que en algún momento se le adjudicó la patente a Apple para bloquear las cámaras y que se usarían en conciertos. Argumentos en contra del uso sobran, desde que se pierde la experiencia, que al final se ven puras pantallas de teléfonos o que nunca reviven los videos. Personalmente soy baja, así que mi opción de ver en un concierto es bien limitada; con los teléfonos, aún más. Y aunque una vez me cayó uno en la cabeza (Lollapalooza 2012), no me molesta tanto que los usen. Ahora es extraño que la seguridad se ponga al nivel de una avant premiere de película Marvel, donde te requisan los teléfonos para evitar que alguien suba videos y haga spoilers de la película, llegando a apuntar con un láser a quien levante el teléfono… es demasiado si piensas que estás en un espectáculo, pero King Crimson lleva años con su política de grabar videos, precisamente para eso de agrandar la experiencia del momento. Al final del día no es necesario andar grabando todo por la vida, cuando vas a ver Stand Up, una obra de teatro o una película al cine tampoco te mueres si no sacas el teléfono.

En lo inmediato, el debate queda abierto y hay artistas que gustan de la existencia de registros, para que se mueva más en redes, mientras algunos asistentes argumentan que es muy molesto alguien con un celular y que su experiencia se ve arruinada ¿Qué creen ustedes?

Fuentes: www.fayerwayer.com

Deja un comentario aqui debajo