Publicada en

Una casa en Juan Dolio super VIP

image_content_7038181_20160809152607

Una casa en Juan Dolio exclusiva para uso del Presidente y dignatarios

image_content_7038172_20160809152608  
La villa presidencial ha sido un rincón de paz y tranquilidad para los presidentes dominicanos, familiares y amigos en las últimas tres décadas

Alrededor del mundo cada presidente tiene un espacio para descansar después de cargar encima de sus hombros con todos los problemas de una nación.

Comprada por el gobierno dominicano en 1974, los presidentes dominicanos descansan en una gran mansión ubicada en este polo turístico, a orillas del mar caribe, enclavada en una extensión de terreno de 4,500 metros cuadrados, con lujosas habitaciones, terrazas, jardines, y acceso a la playa.

Anteriormente la villa presidencial estuvo en la avenida España, en lo que es hoy el Acuario Nacional. Justamente de allí partió el ex presidente Antonio Guzmán a su encuentro con la muerte, la funesta noche del 4 de julio de 1982, cuando en su baño privado del Palacio Nacional se pegó un tiro en la cabeza que minutos más tarde le cegó la vida.

La villa o casa presidencial de Juan Dolio fue poco usada por el ex presidente Joaquín Balaguer, solo en algunas ocasiones fue usada por el fenecido mandatario, “se cuentan con los dedos de la mano las veces que Balaguer vino aquí”, dijo un guardia de seguridad de la mansión que lleva mucho tiempo allí.

La casa ha sido usada por Leonel Fernández y su familia. Aquí, Fernández recibió visitas de amigos, realizó encuentros familiares, recibió a gente de su gobierno, se reunió con sus asesores políticos y recibió a dignatarios extranjeros, como Alvaro Uribe de Colombia, Hugo Chávez de Venezuela, entre otros, con quienes compartió ideas y experiencias políticas y de Estado.

Datos registrados demuestran que Fernández la visitaba con frecuencia para descansar del trajín y del estrés que causa el ejercicio del poder.

Un sábado en la noche cuando el ex presidente Fernández descansaba junto a su familia, tres dominicanos y un colombiano, fueron apresados por provocar escándalos frente a la residencia.

El entonces jefe de la Policía mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín, confirmó el arresto de cuatro personas, porque escandalizaron en los frentes de la residencia presidencial de Juan Dolio, en momentos en que el presidente Leonel Fernández y su familia se encontraban descansando en su interior.

Una fuente enteró a Diario Libre de que en una ocasión el entonces presidente Leonel Fernández se incomodó y habría dejado de visitar la mansión tras una remodelación que le hiciera sin su consentimiento, la Oficina Supervisores de Obras del Estado.

La historia revela que ha sido el ex presidente Hipólito Mejía quien más la ha usado. Mejía hizo de la mansión presidencial su segunda casa, desde aquí hasta despachaba asuntos de estado, hizo nombramientos y destituciones, compartió con amigos cercanos y con colaboradores.

Aquí crecieron los nietos del ex presidente, aquí aprendieron a jugar, aquí el ex mandatario construyó su principal lugar de descanso, tenía varias especie de aves para entretenerse, todos los fines de semana llegaba temprano con su familia a descansar y trabajar y partía los domingos para volver el lunes a sus faenas habituales.

En esta residencia se han dado cita grandes celebridades de la política y la farándula, ex presidentes de varios países y mandatarios en ejercicio que han venido al país en visita oficial y el gobierno de turno le ha cedido la villa para su descanso.

En esta casa se pasó sus primeros días el derrocado presidente de Ecuador Gustavo Noboa Bejarano, sacado del poder en enero del 2003.

Asimismo, la cantante Shakira pasó en esta mansión una semana descansando junto al entonces presidente de Argentina Fernando de la Rúa y su compañero sentimental el hijo de este el empresario Antonio de la Rúa.

La belleza de esta mansión es comparada, como dijo uno de los guardias de seguridad, con mansiones de grandes países y que son utilizadas por mandatarios. La casa posee en su interior tres jardines, piscinas, caballeriza, un patio grande rodeado de árboles y allí pequeños espacios decorados al estilo europeo, varios kioskos, entre otras comodidades. Tiene una verja hecha a base de madera preciosa, con una puerta en la parte trasera que da a la playa, la cual está a escasos metros de la misma. Toda el área es custodiada celosamente por miembros de la Seguridad Presidencial y cuando el presidente descansa, esta seguridad se redobla. Regularmente, dijo una fuente, el presidente viene aquí los fines de semana, a veces realiza importantes reuniones y almuerza con amigos o con su familia. Un total de 25 personas, todos militares, cuidan la seguridad de la casa, entre estos, varios cocineros y miembros de la limpieza en general. Cuando llega el presidente, este número se aumenta.