Un hombre armado entró disparando la madrugada del domingo a la discoteca Pulse. El tiroteo es considerado el peor de la historia de Estados Unidos.

 

En total, 50 personas murieron y 53 resultaron heridas la madrugada de este domingo cuando un atacante ingresó disparando al conocido club gay de Orlando Pulse, informó el alcalde de la ciudad, en la que ya es considerada la peor masacre ocurrida en Estados Unidos.

“Hemos revisado el edificio, y es con gran tristeza que les informo que no son 20 sino 50 las muertes, incluyendo al atacante”, dijo el alcalde Buddy Dyer en una rueda de prensa desde Orlando.

“Parece que fue organizado y bien preparado”, dijo John Mina, jefe de la policía de Orlando, que confirmó la cifra de fallecidos, pues el atacante utilizó un rifle de asalto y una pistola. Fue identificado como Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano, de 29 años y residente en Port St. Lucie, Florida.

El funcionario agregó que los heridos fueron trasladados a hospitales cercanos, donde son atendidos. Un médico informó que algunos han sido intervenidos quirúrgicamente por la gravedad de las heridas.

Mina señaló que a las 05:00 am las fuerzas especiales de la policía irrumpieron en el bar frecuentado por gays para someter al sujeto armado y rescatar a los rehenes.

La operación terminó con la muerte del atacante.

El FBI investiga el hecho –ocurrido a las 02:02 am– como “un acto terrorista”, según indicó en su cuenta de Twitter la Policía de Orlando.

Por su parte, el gobernador de Florida, Rick Scott, dijo en un comunicado que el centro de operaciones de estado de emergencia monitorea la situación y que el estado dispondrá de todos sus recursos para asistir en la investigación.

Defiesta a tragedia

“La gente en la pista de baile y en el bar se tiró al piso y algunos de nosotros que estábamos cerca del bar y de la puerta trasera pudimos salir del lugar y correr”, escribió Ricardo Negrón en la página de Facebook de Pulse.

discotecaPulse-escritorio

Christopher Hanson contó, de su parte, que pedía una bebida en el bar cuando escuchó la ráfaga: “No vi a los atacantes, solamente vi cuerpos cayendo cuando estaba ordenando una bebida en el bar”, declaró a la cadena de televisión CNN. “Yo me caí y me arrastree hacia afuera. La gente trataba de escapar”, agregó.

Numerosos vehículos de emergencia se trasladaron a la escena, mostraron imágenes de medios locales.