Publicado el

Fin del circo: Agente de Amet y la fiscal cristiana concilian

amet2

RICHARDSON SABA NÚÑEZ Y LA FISCAL SOURELLY JÁQUEZ SE DISCULPARON MUTUAMENTE.
La Fiscalía del Distrito Nacional informó este martes que la procuradora fiscal de la Corte de Apelación, Sourelly Jáquez, y el agente de la Amet, Richardson Saba Núñez, conciliaron el caso surgido el pasado 10 de agosto en la avenida Enriquillo, en el contexto de una infracción de la Ley de Tránsito. La fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, acogió el acuerdo y dijo que en virtud del mismo procedería al archivo definitivo del caso, en conformidad a lo que establece el artículo 281, inciso octavo, del Código procesal penal. En una rueda de prensa celebrada en el quinto piso del edificio del Ministerio Público, Jáquez y Saba Núñez admitieron que ambos cometieron faltas. El agente de la Autoridad Metropolitana de Transporte lamentó que su familia tenga que ver este tipo de acciones y admitió que de manera involuntaria agredió a la magistrada Jáquez. De su lado, la fiscal admitió que cometió una infracción de tránsito y que actuó de manera incorrecta, por lo que pagará la multa y pidió disculpa a la sociedad. “Reitero mis disculpas al pueblo dominicano y a la Autoridad Metropolitana de Transporte, ya que el que me conoce y sabe mi trayectoria y de mi integridad y honestidad, sin embargo, como ser humano no soy perfecta e intento cada día ser mejor”, expresó la fiscal. Yeni Berinece Reynoso ordenó la puesta en libertad inmediata del agente Saba, acorde con lo que indica el procedimiento legal. Incidente Al agente de la Autoridad Metropolitana del Trasporte (Amet) le había sido dictada prisión preventiva como medida de coerción, luego que protagonizara un incidente con la procuradora fiscal que estaba mal parqueada en la avenida Anacaona del Distrito Nacional. Según se puede apreciar en un video que circula en las redes sociales, Saba Núñez, le pidió a la dama su licencia de conducir para multarla por violación a la Ley de Tránsito Terrestre, a lo que ésta se negó, supuestamente alegando que es fiscal. A esto, la fiscal Surellys Jáquez se bajó de su yipeta dorada y le pidió al agente que dejara de grabarla con el celular e intentó despojarlo del mismo. Este se resistió, se produjo un forcejeo y la dama cayó al pavimento. Ella alegó que el agente la golpeó en la cabeza y procedió a realizar varias llamadas telefónicas. Igual hizo el Amet, quien instruyó a su compañero que llamara a alguien identificado como Ubrí.