Quienes sean asiduos a los conciertos en vivo, sabrán que existen varios tipos de público: los calmados, los eufóricos, y una gran mayoría que gusta sacar muchas fotografías o incluso grabar el show completo a través de su celular.

El problema es que, si bien todos pagamos nuestra entrada para ver un espectáculo, es obvio que alguien parado al frente interrumpiendo la visión y obligándonos a ver parte del show a través de una cámara no es agradable, algo en lo que los músicos están completamente de acuerdo.

Si en 2016 esto ya es parte del panorama, en 2012 recién comenzaba. Fue ese año, cuando Apple patentó una tecnología que impediría la utilización de cámaras en los dispositivos móviles, por medio de una señal infrarroja que emite una señal que deshabilita la cámara del celular.

2309414

Y a cuatro años del registro de la idea, Apple ya obtuvo la patente, según la Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU. Su tecnología incluye un emisor infrarrojo ubicado en zonas donde la grabación sea prohibida, y que envíe un comando que desactive la grabación del aparato. Éste por su parte, decodificaría la señal, interrumpiendo temporalmente sus funciones y dejando un mensaje de aviso en pantalla.

De acuerdo a la patente, podría no sólo ser utilizada en conciertos, sino en aeropuertos, oficinas gubernamentales y cines, por ejemplo.

Sin embargo, la tecnología también puede ser utilizada para recibir información directamente en el móvil. Así, en un museo podríamos visualizar datos de una obra de arte, una fotografía o una pintura.

Por ahora no se tiene información sobre cuándo y cómo se utilizará esta herramienta, ya que como suele ocurrir las patentes sólo se registran como una idea y no necesariamente implica que puedan ser llevadas a la práctica.

Fuente: Patently Apple